Mí mismo en el espejo

man-65693_1920Es normal vacilarse a uno mismo; pasar por al lado de una superficie reflejante y mirarse de refilón o, después de seleccionar cuidadosamente la ropa y los zapatos, pararnos delante del espejo y zás, qué belleza!!!

Y es que sin caer en narcisismos los cristales nacieron para poder apreciarnos tal cual somos, ya que por cosas del destino, podemos ver todo a nuestro alrededor menos a nosotros mismos.

Pero cuidado, porque cuando esta práctica se convierte en una obsesión, puedes padecer de captotrofilia, una enfermedad que trae consigo varios riesgos para la salud física, mental y emocional.

espejo-magico--644x362Contemplarse continuamente y alabarse frente al espejo suele ser interpretado como narcisismo y vanidad, pero la captotrofilia es lo contrario. Se trata de una manía obsesiva compulsiva que motiva al constante examen de cada defecto físico, al mirarse en cualquier superficie reflectora.

Las personas que padecen esa obsesión comprueban constantemente su apariencia en el espejo de pared de su habitación, en las vitrinas de las tiendas, en la pantalla del celular o en el visor de la cámara fotográfica, siempre en busca de defectos que corregir y, una vez creer-que-ests-gordocorregidos, detectan nuevas imperfecciones. Incluso magnifican los pequeños “errores” y hasta muchas veces los inventan, pues sus mentes no les permiten ver la realidad.

Quienes sufren de esta obsesión, siempre se mostrarán inconformes con su aspecto físico o atributos, con lo que la fijación se convertirá en patología, y el malestar emocional en ansiedad y depresión.

Y aunque pueda ser percibida como una simple manía, dicha conducta puede afectar la vida personal y/o laboral de una persona, ya que, en la mayoría de los casos le ocasionará diferentes trastornos.

nuss_01_g11Entre ellos, adicción al bronceado para lograr un tono de piel más oscuro, anorexia nerviosa que consiste en la preocupación excesiva por la delgadez. Vigorexia, que es la preocupación por tener el cuerpo perfectamente musculado, adicción a las cirugías plásticas y trastorno dismórfico corporal, preocupación fuera de lo normal por algún defecto percibido en las características físicas, ya sea real o imaginado.

Viene siendo algo así, como el mal del que padecía la madrastra de Blanca Nieves, que captotrofiliasiempre quería ser más bella de lo que era, aunque en este caso no estamos hablando de un famoso animado de Disney, sino de una problemática de la vida real.

Por eso, ten cuidado y acude a un especialista en salud mental antes que a un cirujano plástico. Con terapia la adicción se supera, con cirugías no. Verse en el espejo es una sensación gratificante, pero recuerda: la belleza también se lleva por dentro.

 

23Girl feofeoxD maxresdefault captotrofilia23

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentarios, Cuba, Holguín y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s